1 de abril de 2012

LA DIOSA ASTARTE




Una figura claramente femenina, que al mismo tiempo tiende a presentarse como diosa total, apareciendo así con funciones y poderes más extensos que los vinculados a los dioses masculinos. Astarté conserva todavía rasgos de gran madre y recuerda, al mismo tiempo, el lado acogedor y creativo de la vida. Es signo de luz, pero también la vemos vinculada a los rasgos más oscuros de la noche. Se la vincula con Venus como  lucero matutino, con Marte, estrella vespertina que se esconde en las regiones inferiores, como principio de muerte, Ella es, el signo del orden de la tierra, apareciendo como garantía de un amor que lo vincula y lo sostiene todo. Así aparece vinculada al cielo y al infierno, al nacimiento y a la destrucción, a la maternidad y al crecimiento de los seres. Es la diosa total, que simboliza, sostiene y desvela los tres aspectos fundamentales de vida-amor, orden social y muerte, que aparecen así como expresiones de un mismo principio divino, como formas de un mismo fondo original sagrado. Frente a la lógica masculina de tipo más racionalista o unilateral (que actúa por exclusión y violencia) se eleva aquí la lógica de la totalidad femenina. El Dios patriarcalita de tipo masculino tiende a imponerse por medio de exclusiones, como Marduk, que mata a su madre (Tiamat) para reinar en su lugar, pero de forma impositiva. En contra de eso, Astarté vincula los diversos aspectos de la vida; no actúa por exclusiones e imposiciones, sino por inclusiones; en su divinidad pueden vincularse todos.   
Representaba el culto a la madre naturaleza, a la vida y a la fertilidad, así como la exaltación del amor y los placeres carnales. Con el tiempo se tornó en diosa de la guerra y recibía cultos sanguinarios de sus devotos (especialmente como Innana). Se la solía representar desnuda o apenas cubierta con velos, de pie sobre un león
En la mitología griega, Astarté se corresponde en parte con la diosa Afrodita y en parte con Deméter. En la Biblia hebrea a menudo se la presenta como el complemento femenino del dios Baal. Como su culto se basaba en la prostitución (tanto masculina como femenina), se cree que el nombre Astoret es una forma hebrea del nombre semítico Astarté modificado por los judíos con las vocales de la palabra bōshet (‘abominación’).Su nombre suele encontrarse en el Antiguo Testamento en la forma plural Ashtaroth que posteriormente es tomado como uno de los principales demonios.  
SUS NOMBRES Y CORRESPONDENCIAS
trt (también ‘Atart o ‘Athtart, transliterado Atirat).

En ugarítico ‘
En acadio DAs-tar-tú (también Astártu).
En etrusco Uni-Astre (según las tablillas de Pyrgi).
Astar: diosa de Abisinia (actual tiopía).
Athar: diosa de la fecundidad y la lluvia en Arabia del sur.
Ishtar: diosa de Mesopotamia, forma babilonia de una Gran Diosa que aparece en casi todo el Cercano Oriente antiguo, especialmente en el ámbito semita
Inanna: diosa sumeria del amor, la naturaleza y la fertilidad.
Ashtarté para los cananeos,
Atargatis en los sirios,
Ashtar para los moabitas
Artemisa de los griegos
REPRESENTACIONES
Como estaba identificada invariablemente con el planeta Venus y Marte. En todo el Mediterráneo se erigieron templos en su honor y en ellos se  representa a la diosa de diversas formas: en Cerdeña la encontramos con la forma de una mujer, con la cabeza cubierta a la forma egipcia, con una túnica larga, sosteniendo con las dos manos el disco lunar; en Chipre se han hallado muchas figuras de la diosa en la que está representada de pie, completamente desnuda y con las manos encima del vientre, o sosteniéndose los senos, y también en la actitud de cubrirse senos y pubis con las manos. El culto a Astarté, aunque varía en algunos detalles según los lugares, tiene como nexo de unión su relación con la sangre. Los antiguos judíos,  sacrificaban vidas humanas en su honor, aunque en la mayor parte de la cuenca mediterránea se utilizaba la sangre de animales para honrarla. De lo que no queda ninguna duda es de que Astarté, la diosa-madre, es la diosa del fuego y la luz, la señora de los astros, la diosa de la fecundidad que incluso llegó a representarse en forma de piedra cónica, haciendo una clara alusión al falo (de nuevo, la dualidad, que en este caso llegó a templos donde el erotismo y el sexo eran los protagonistas y mediante los cuales se honraba a la diosa, llegándose incluso en templos chipriotas a entregar a las doncellas agregadas al culto un falo, para incentivar la masturbación propia y hacia las demás doncellas). Astarté pertenece a las dinastías de los grandes dioses antiguos, anteriores a las grandes religiones, y potencia la vida a través de la sabiduría (simbolizada por el delfín, otra de sus representaciones). Fue la 1ª diosa oscura en relacionarse con la sangre y, porqué no, la primera diosa-vampira del mundo occidental.
MITOLOGIA
Astarté/Anat es, junto a Ashera, la diosa más importante de diferentes tradiciones, entre las que destacan la caldea, asiria, babilónica , semita e israelita en todas  si bien mantiene los aspectos y atributos que ya mencione antes su nombre e historia cambia , es decir que hablara de una historia o mito solo es casi imposible pues en cada cambio de religión hay patrones recortados o aumentados y puede ser desde la hermana hasta la esposa del Dios masculino principal , lo único que se puede considerara como una generalidad además de sus atributos es su importancia dentro de cada panteón siendo  una de las figuras más significativas de la mitologías que integra y está presente de una forma u otra en religiones incluso foráneas ya que ha tenido un gran influjo en la religiosidad de todo el oriente (está vinculada con Ishtar/Attargatis e incluso en Afrodita). En algunos momentos, Astarté puede identificarse con Ashera y así aparece relacionada con Baal, aunque los conceptos y atribuciones las diferencien, de hecho Ashera representa para mí un misterio y reverencia aun mayores por su antigüedad y totalidad, sin embargo hablare de ella en otro post
Como la diosa central del panteón de Mesopotamia,  la expresión más alta de la divinidad en el oriente antiguo, uno de los símbolos femeninos más importantes de la historia de las religiones. Astarté  aparece en varios pueblos del antiguo oriente, en diversas formas,  especialmente en Babilonia donde se distingue como signo de armonía femenina en la que todos (hombres y mujeres) pueden integrarse. De esa forma actúa a modo de contrapeso de Marduk, Señor violento y guerrero, que tiende a dominar sobre dioses y hombres, imponiendo su supremacía por la guerra.  Se  presenta como diosa total y así aparece con funciones y poderes más extensos que los vinculados a los dioses masculinos, sobretodo porque su culto tiene un impacto inigualable en el desarrollo de la cultura.
La religión cananea no ha desarrollado la figura de Astarté (Ishtar) como en Babilonia, pero en su lugar aparece Anat/Astarté, que cumple una función importante, al lado de Baal, hijo de Ilul y Ashera, un Dios poderoso que ha vencido al caos del abismo representado por el mar (leviatán en la biblia) y que garantiza desde su palacio superior la estabilidad y la vida en el mundo. En cuanto a los babilonios, ellos tenían la concepción de un panteón formado por seres de forma humana, pero con unos poderes y una inmortalidad sobrehumanos. Cada uno de ellos, a pesar de ser invisible al ojo humano, regía sobre una parte específica del cosmos, aunque fuera pequeña, y la manejaba de acuerdo con planes muy bien estudiados y leyes debidamente ordenadas. Cada uno estaba a cargo de uno de los grandes reinos del cielo, la tierra, el mar y el aire; o de uno de los mayores cuerpos astrales como el sol, la luna y los planetas; o dentro del dominio terrestre, de entidades naturales como ríos, montañas y planicies, y de entidades sociales, como ciudades y países. Incluso las herramientas, cada babilonio tenía un dios personal, algo parecido a un dios ángel bueno, a quien se le rezaba y a través del que se podía lograr la salvación. La herencia sumeria en el mundo babilónico se explica por la continuidad religioso cultural mesopotámico; el sumerio se conservó como lengua religiosa y de cultura, algo así como el latín en época medieval y moderna: los escribas babilónicos usaban una escritura inventada por los sumerios. Los textos religiosos y los poemas sagrados eran copiados una y otra vez, sirviéndose de ellos para dar una explicación a los grandes problemas que siempre han preocupado al hombre.
En cuanto a los israelitas Astarté aparece mencionada muchas veces  en el libro de los Jueces, como causante de la caída e idolatría de los israelitas, que «dejaron a Yahvé, y adoraron a Baal y a Astarot» (Jc 2, 13). «Pero los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Yahvé y sirvieron a los Baales y a Astarot, a los dioses de Siria, a los dioses de Sidón, a los dioses de Moab, a los dioses de los hijos de Amón y a los dioses de los filisteos. Abandonaron a Yahvé y no lo sirvieron» (Jc 10, 6). En el primer pasaje Baal y Astarté forman una pareja, como en los textos de Ugarit. Pero en el segundo Astarté aparece como figura independiente, vinculada a los dioses de los países del entorno.  Está relacionada a la memoria de Samuel y su reforma religiosa: «Habló entonces Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Yahvé, quitad de entre vosotros los dioses ajenos y a Astarot, dedicad vuestro corazón a Yahvé y servidle solo a él, y él os librará de manos de los filisteos. Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron solo a Yahvé » (1 Sam 7, 3-4). Este pasaje, lo mismo que el correspondiente de 1 Sam 12, 10, habla de los baales en general (como poderes divinos de tipo masculino), mientras presenta a Astarté como diosa única. Es evidente que ella ha tenido su importancia en Israel. En ese mismo contexto de lucha contra el baalismo y el culto de Astarté se sitúa la noticia de que los filisteos, tras vencer al rey Saúl (apoyado por Samuel), «pusieron sus armas en el templo de Astarot y colgaron su cuerpo en el muro de Bet-sheán», en la franja filistea de Palestina (1  Sam 12, 10); es evidente que ellos consideran a Astarté como la vencedora.  A pesar de los textos que la vinculan a Baal, figura venerada por los israelitas, Astarté aparece en la Biblia más relacionada con los cultos extranjeros y especialmente con la ciudad fenicia de Sidón: «Cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres le inclinaron el corazón tras dioses ajenos… y siguió a Astoret, diosa de los sidonios, y a Molok, ídolo abominable de los amonitas… y a Qamós, dios de Moab…» (cf. 1. Rey 11, 5; 5, 33). Lo mismo se dice al evocar la reforma de Josías, que profanó y destruyó los lugares de Salomón había construido en un colina, frente a Jerusalén, en honor de Astoret, «ídolo abominable de los sidonios» y de Molok y Qamós (cf. 2 Rey 3, 11).
 CULTO
El culto a esta diosa, por ser la de la fertilidad, siempre fue causa de prostitución sagrada ( por si acaso no  quiero decir que es la Reina de las putas ya qye en aquellos días la sexualidad era usada para llegar a la deidad, esto habría sido una forma antiquísima de religión). Recuerden que son tiempos de matriarcado, y que se hereda el trono a través de la madre o la hermana, por lo que fue frecuente que el rey viudo se casara con la hija, o el hermano con la hermana. En toda Asia Menor y por tanto también en Chipre ,todas las mujeres casaderas estaban obligadas a prostituirse con extranjeros en los santuarios de la diosa fuese el de Mylitta en Babilonia, el de Acilisena en Armenia, el de Comana en el Ponto, el de Biblos en Fenicia o el de Pafos en Chipre .Y se dedicaba a la diosa el estipendio de la santificada prostitución, con lo que ya no se necesitarían más rentas ,ya que todos estos santuarios estaban siempre repletos de mujeres, que según ley amorrea debían situarse a su puerta siete días para fornicar. La costumbre sobrevivió hasta el s.II d.C. en que fue abolida por Constantino, que destruyó los templos a estas divinidades ubicados en sus reinos, y los substituyó por cristianos. En estos tiempos mágicos, en el que los reyes sacerdotes ejercen el deber de atraer la lluvia, para lo que tenían institucionalizados matrimonios sagrados con las diosas de la fertilidad, en realidad ejercieron todos de Adonis con las prostitutas sagradas del templo, que a su vez ejercían de Afrodita. Los frutos de estas uniones eran hijos de la deidad, y con el tiempo serían padres de dioses y diosas, porque las monarquías no eran hereditarias, y ya sabemos que era también de esta prole de la que surgían los reyes substitutos, que eran sacrificados si no llovía.
En cuanto a los oráculos consagrados con esta diosa una de las divinidades que poseía un carácter oracular más acusado era Astarté, tal y como mencionan los textos antiguos y las inscripciones en las que a menudo puede leerse "...porque Astarté ha requerido de él", y cuyos santuarios se extendían, llevados por los marinos y colonos fenicios, por todo el Mediterráneo. Así, los encontramos en Chipre, Egipto, Malta, Sicilia, Italia, Cerdeña, norte de África y España.
Como diosa celeste, uno de los muchos aspectos de su variado y rico carácter polifacético, Astarté, a la que se identificaba con la estrella de la mañana, poseía la facultad de interpretar los astros por medio de la adivinación, lo que la relaciona muy estrechamente, igual que a Tanit, con Dea Caelestis, la Venus Marina romana. Este arte adivinatoria parece haber utilizado en sus templos la cieromancia o sistema de suertes, un método muy difundido en las culturas arcaicas de todas las regiones y que llegó a alcanzar mucho éxito en el mundo romano. Pero los oráculos de esta diosa se relacionaban también muy estrechamente desde época cananea con las danzas y rituales extáticos vinculados a la prostitución sagrada como parte de los cultos de fertilidad, en los que desempeñaban un importante papel sus hieródulos denominados klbm, literalmente "canes", "perros", los cuales, poseídos por un delirio religioso entraban en estado de trance y revelaban las intenciones de la divinidad. Estos hieródulos son mencionados en una inscripción procedente del templo de Astarté en Kition (Chipre) junto a los grm, "muchachos, cachorros", servidores dedicados a la prostitución masculina en los cultos de fertilidad, y dos categorías de servidoras de la diosa de interpretación controvertida, lmt y lmt zbrh, cuya traducción más literal es la de "muchachas núbiles" y que algunos suponen sean también bailarinas y prostitutas ya que  los rituales y trances extáticos parecen haber sido desconocidos de la religión cananea y fenicia. Los tenemos documentados en el culto de Astarté en el que se practicaban danzas extáticas al son de la música. Curiosamente, la utilización de inciensos capaces de provocar visiones en el transcurso de sus rituales había sido ya observada por alguno de los grandes orientalistas de la segunda mitad del siglo XIX, aunque luego el tema no volviera a ser muy tratado. Citando a J.P. Brown, autor del famoso The Dervishes or Oriental Spiritualism, publicado en Londres. La Venus o Afrodita de Pafos, ciudad chipriota, no es sino una representación local de la misma Astarté, venerada en un recinto del que los textos antiguos destacan su "altar fragante" y el "olor dulce de su templo", en clara relación a la utilización de inciensos y perfumes.  Los profetas clamaban contra ella, a la que se adoraba en los "lugares altos", rodeada de ofrendas, perfumes e inciensos, igualmente execrables. Los profetas también rechazaban aquellos inciensos debidos, a su carácter narcótico. Por otra parte en la tradición y la iconografía se asocia a Astarté con árboles como el junípero, el ciprés y el pino, además de la flor de loto y la adormidera. Los historiadores han destacado como las esencias narcóticas de los dos primeros formaban parte de los inciensos utilizados ampliamente en todo el Oriente próximo. Pero la diosa se vincula también en la iconografía al loto egipcio, al igual que la sumeria Inanna, la acadia Ishtar, la fenicia Anat y las egipcias Isis, Hathor y Nut, tal y como advierte (que como ya vimos eran prácticamente la misma diosa vista desde aspectos culturales diferentes y por supuesto bajo connotaciones y contextos variables), para quién es la planta representada abundantemente como el "Árbol de la Vida", otro símbolo de Astarté.
Lumena

1 comentario: